Inspecciones Técnicas de Edificios (ITE) e Informes de Conservación del Edificio (ICE)

Inspecciones Técnicas de Edificios (ITE)

Realización de Inspecciones Técnicas de Edificios (ITE) de viviendas, obligatoria desde julio de 2012, de acuerdo al Real Decreto-Ley 8/2011 sobre fomento de la actividad empresarial e impulso de la rehabilitación; que afecta a edificios de más de 50 años, en municipios de más de 25.000 habitantes. Desde ese momento, el edificio deberá ser examinado cada 10 años. Siendo obligatorio exhibir el certificado de aptitud para vender un piso.
Emisión de Informes sobre el estado actual del edificio, señalando las deficiencias que se hubieran detectado y su carácter, grave o leve, así como las reparaciones que se estimen y que deban realizarse y plazo para llevarlas a cabo. Realización de una nueva inspección para comprobar la correcta ejecución de las obras, siguiendo los cauces habituales de presentación del expediente en la Gerencia Municipal de Urbanismo. El no hacer las obras exigidas puede suponer una multa de 1.000 a 6.000 euros e incurrir en un expediente sancionador. En el caso de que hubiese oposición, de los propietarios o inquilinos, a la práctica de la inspección, se solicitará el correspondiente mandamiento judicial para la entrada y realización de la inspección técnica.

Informes de Conservación del Edificio (ICE)

El Informe de Conservación del Edificio (ICE) es un documento de base técnica en el que se recoge información relativa al estado de conservación del edificio en sus elementos comunes así como del comportamiento energético de su envolvente térmica (cubiertas y fachadas).
La inspección permite constatar posibles lesiones o deterioros de la edificación al tiempo que analiza la demanda energética del mismo con el fin de establecer unos criterios para priorizar las intervenciones de rehabilitación posteriores. Todo ello va dirigido a que las medidas de ayudas que se establezcan en el marco de rehabilitación sean coherentes con las exigencias de necesidades reales del parque residencial existente.

Destinado mayoritariamente a uso residencial, con independencia de su localización, su situación urbanística o titularidad, edificado en suelo urbano y específicamente en aquellas situaciones que por el estado de los edificios y las viviendas se requiera recabar la necesaria información sobre su estado para acometer actuaciones de rehabilitación.

El ICE se llevará a cabo en cualquier edificio de viviendas.

La mejor opción para tu proyecto